Ingredientes para 4 personas:

1 puerro

6 zanahorias grandes

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

1 diente de ajo

1/2 litro de leche de coco ( yo uso esta de la marca Ecomil)  http://ecomil.com/producto/ecomil-leche-de-coco-sin-azucares-bio-1-l/ç

1 cuchara de cúrcuma

Pimienta y sal al gusto

Jengibre en polvo si os gusta

 

Receta;

Sofreímos el puerro y añadimos las zanahorias peladas y cortadas en rodajas. Sofreímos hasta que se doren y añadimos leche de coco hasta que prácticamente cubra las zanahorias. Seguimos con el fuego medio-fuerte y vamos removiendo.

Añadimos la cúrcuma, la pimienta, la sal y el jengibre. Es importante que siempre que utilicéis cúrcuma lo acompañéis de pimienta porque es lo que hace que se absorban las propiedades antiinflamatorias y antibacterianas de la cúrcuma ( de hecho lo llaman la pareja antiinflamatoria)

Seguimos removiendo y dejamos que hierva.

Cuando las zanahorias estén blanditas con la batidora al turbo batimos todo y añadimos al final un poco más de leche de coco para darle un acabado semidulce y hacerla más líquida

¡Espero que os guste!

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.